Superficies antibacterianas: prueba y evaluación de la eficacia, un tema de actualidad abordado por Catas

Efectos antibacterianos y tratamientos desinfectantes en diferentes tipos de superficies de muebles

Superficies de prueba antibacterianas para cataratas

Comparte en las redes sociales

En los tiempos de Covid-19 es más actual que nunca conocer las características de las superficies en relación con la posibilidad de contaminación. Esta cuestión de gran actualidad se abordará en un seminario web gratuito titulado "Superficies antibacterianas: ensayo y evaluación de la eficacia", organizado el 11 de junio por Catas, el laboratorio europeo más importante para el mundo de los muebles de madera.

 

Superficies antibacterianas: pruebas y evaluaciones de eficacia



Antibacterianos y antimicrobianos: se encuentran entre las funciones declaradas hoy en día por las empresas para muchos tipos de componentes y superficies, especialmente en el sector del mueble, pero no sólo. Si bien en el pasado se prestó mucha atención a las particularidades de las superficies antibacterianas, a la luz de la emergencia del Covid-19 éstas podrían ser una motivación fundamental para la elección. El efecto antibacteriano de las superficies se obtiene normalmente mediante aditivos especiales o tratamientos de superficie que impiden la proliferación de microbios o bacterias. ¿Cómo se puede verificar la acción y la eficacia de estos tratamientos? Los técnicos y especialistas de Catas, que llevan años estudiando y evaluando los recubrimientos antibacterianos y los tratamientos de higienización aplicados a diversos tipos de superficies en el laboratorio, dedicarán un seminario web enteramente a este tema.
Se discutirá cómo obtener efectos antibacterianos, tratamientos desinfectantes en diferentes tipos de superficies (muebles, electrodomésticos y objetos de uso cotidiano en el hogar o la oficina), métodos de prueba normalizados (pruebas de actividad y eficacia, ISO 22196 y comparación con otros métodos), análisis e interpretación de los resultados y las obligaciones establecidas en los instrumentos legislativos de referencia, como el Reglamento Europeo sobre Biocidas.
La cita con la Dra. Elena Conti, jefa de la Sección de Microbiología del Catas, está programada para el jueves 11 de junio a las 14.00 (seminario en italiano) y el martes 23 de junio, de nuevo a las 14.00 (seminario en inglés).
Puedes registrarte gratis en la página web de Catas.

 

Las superficies de los muebles en la época de Covid-19


El Dr. Franco Bulian, vicedirector de Catas, ofrece un interesante estudio en profundidad sobre el comportamiento de las superficies de los muebles en relación con la "posibilidad de contaminación", un texto que creemos oportuno proponerle.

El término "contagio", que en este período se repite a menudo en nuestros discursos, tiene una etimología bastante interesante, derivada de hecho del latín cum que significa "juntos" y "tangere" o "tocar". El simple gesto de tocar una superficie es en realidad un mecanismo que se encuentra en la base de muchos contagios y algunos estudios atestiguan, por ejemplo, cómo las manillas de las puertas o los botones de los ascensores en lugares concurridos pueden contarse entre las principales causas de la transmisión de muchos virus.
Estas extrañas "entidades biológicas" son de hecho capaces de viajar fácilmente, pasando de las superficies que tocamos a nuestras manos y de nuestras manos a nuestra boca y ojos, puertas abiertas de par en par para entrar en nuestro cuerpo: un estudio realizado en Australia en 2015 mostró que las personas tienden a tocarse la cara muy a menudo (una media de 23 veces por hora) y estos gestos, incluso inconscientes, son aprovechados útilmente por los virus para desarrollar su propagación.

La transmisión del virus a través de las superficies se basa evidentemente en una infección inicial de una persona infectada, tal vez a través de las famosas "gotitas" (gotas de saliva transmitidas por un estornudo, una tos o simplemente por hablar con otra persona) a las que se asocia la capacidad del virus para sobrevivir en la superficie contaminada.
Estudios recientes, llevados a cabo precisamente en el Covid-19, indican una supervivencia bastante prolongada de este virus en los plásticos (hasta 72 horas) y en el acero (48 horas), mientras que en el cartón o el cobre es más reducida.
Tal vez el dato más interesante en cuanto a mobiliario interior es el relativo a los plásticos, teniendo en cuenta que muchas de las superficies que nos rodean están pintadas o fabricadas en cualquier caso con laminados u otros materiales a base de polímeros que representan - precisamente - los principales constituyentes de los plásticos.

Más allá de todo esto, muchas cosas han cambiado en nuestra vida cotidiana a la luz de los dramáticos efectos del Covid-19 y hemos aprendido que, además del distanciamiento mutuo, la higiene de nuestras manos, así como la de todas las superficies que nos rodean, también es crucial. Estas nuevas necesidades y hábitos están determinando una importante reflexión también para el mundo de los muebles y los acabados, que se ven envueltos en peticiones específicas de eficacia antibacteriana de las superficies o, en cualquier caso, su capacidad para soportar operaciones frecuentes de limpieza y desinfección. A este respecto, Catas, a petición de varias empresas, ha aumentado recientemente los estudios específicos en este sentido.


 
La eficacia antibacteriana de las superficies


El efecto antibacteriano de las superficies se obtiene normalmente mediante la adición de aditivos especiales (por ejemplo, a base de plata) que tienen una acción bactericida y/o inhibidora de su proliferación. Catas realiza pruebas específicas para estudiar la acción antibacteriana de los plásticos y otros materiales no porosos, contaminando las superficies que se investigan y verificando posteriormente el efecto que producen sobre las bacterias. Los métodos de referencia son los descritos en la norma ISO 22196 y en la norma JIS Z2801, así como los métodos internos creados para adaptar el ensayo a los materiales que por sus propiedades intrínsecas no son adecuados para el análisis con los métodos normalizados. Estas pruebas obviamente no se refieren a los virus y menos aún al Covid-19, que el instituto ciertamente no posee dentro de su propio reactivo.

 

Resistencia a los productos de limpieza y a los líquidos desinfectantes


Como ya se ha mencionado, se recomienda la limpieza y desinfección frecuente de las superficies a todos los niveles para contrarrestar la propagación del "Covid-19".  Entre los productos declarados eficaces contra los virus se encuentran los preparados a base de alcohol y los que contienen agentes oxidantes, como el hipoclorito de sodio o el peróxido de hidrógeno.
El alcohol es ciertamente un agente a tener en cuenta, ya que a veces tiende a causar el ablandamiento de ciertos revestimientos. Por otra parte, los agentes oxidantes pueden ser responsables de la decoloración o "descoloramiento", aunque en la actualidad hay pocos datos para presentar un caso real. Por último, debe prestarse especial atención a los colorantes que a veces se añaden a estos productos: si estas sustancias penetran profundamente en las superficies se hacen difíciles de eliminar, lo que provoca la aparición de manchas de color no deseadas.
A este respecto, Catas ha elaborado un protocolo de investigación específico (basado en la norma EN 12720) para verificar la capacidad de las superficies para resistir el contacto con los productos de limpieza y los líquidos desinfectantes de uso común.

 

Resistencia a la limpieza


Además de la prueba que evalúa el simple contacto de un líquido con la superficie en cuestión, Catas también ha desarrollado un método para evaluar el efecto combinado del contacto con el frotamiento, simulando básicamente una operación de limpieza real. De hecho, el efecto combinado puede ser muy perjudicial, causando rayas o halos indelebles en las superficies de los muebles y el mobiliario en general.
Las herramientas que Catas pone a disposición pueden ciertamente representar una ayuda válida para el mercado mientras se espera que el mundo regulador empiece a considerar y a trabajar en estas nuevas necesidades.


TAGS


Comparte en las redes sociales

Artículos relacionados